Copa Menstrual: Todo lo que necesitas saber para empezar a usarla

La copa menstrual también conocida como “mooncup”copa de luna, es un colector menstrual que se utiliza como dispositivo vaginal para retener el flujo de la menstruación.

Está elaborada de silicona médica por lo que es totalmente higiénica y antialérgica, es inerte e impenetrable a microorganismos y bacterias por lo que garantiza tu salud y tu tranquilidad.

Las copas de silicona funcionan como un embudo para retener la regla, evitando las manchas que tanto nos molestan y preocupan.

Además previene los derrames e incomodidades en aquellas mujeres con un flujo muy abundante.

Su contextura firme y flexible le permite adherirse a las paredes vaginales sellando por completo la salida del liquido hasta que puedas retirarla para asearte, lo que te proporciona hasta doce horas de protección.

¿Cómo usar la copa menstrual?

La copita se coloca dentro de tu vagina, debes ajustarla en una posición que te sientas cómoda y te permita moverte con facilidad.

Puedes introducirla presionando para plegarla en forma de “C” o “V”, y cuando esté en posición sólo la sueltas suavemente y la campana tomará su forma original haciendo un vacío en el interior de tu vagina.

Aunque no produce alteraciones en el entorno íntimo, puedes usar un poco de lubricante mientras la introduces para evitar molestias.

Antes de usar por primera vez la copa menstrual lee las instrucciones, para asegurarte de que entiendes cómo se coloca.

Al momento de retirarla debes tener cuidado de romper el vacío que produce en el interior de tu vagina, para evitar dolores y molestias.

Luego de desechar su contenido, sólo debes lavar la campana menstrual para insertarla nuevamente y seguir disfrutando de tu comodidad y seguridad incluso mientras duermes.

El vaso de menstruación se utiliza durante todo el periodo, es recomendable que te asees dos o tres veces al día, dependiendo de tu disponibilidad de tiempo y cantidad de flujo que deseches.

¿Para qué sirve la copa menstrual?

La copa menstrual sirve para contener el flujo de la regla durante la menstruación, esta es su función principal.

Las copas de silicona ayudan a preservar el ambiente, si eliminas el uso de los tampones o compresas que no son biodegradables, dejarás de desechar esos materiales que a la larga contaminan el ambiente.

Te mantienen tranquila y relajada, al no tener que revisar constantemente tus partes íntimas, para prevenir derrames o accidentes con la regla.

Beneficios de las copas menstruales

El principal beneficio de la copa ginecológica es tu tranquilidad, al ser totalmente impermeable, no volverás a preocuparte por manchar tu ropa o derrames inesperados.

  • La copa higiénica es muy práctica y fácil de usar, además de cuidar tu salud porque no produce ninguna reacción en tu cuerpo.
  • La taza menstrual sella las paredes vaginales reteniendo la regla, a diferencia de los tampones y otros productos que absorben la humedad, eliminando las manchas, derrames y olores.
  • Tampoco desprende fibras ni elementos extraños que puedan afectar tu higiene, no produce resequedad, ni rasgaduras en tu interior.
  • Ahorras dinero, con una inversión inicial relativamente baja podrás usar tu copa hasta por 15 años, dependiendo del cuidado y mantenimiento que le des.
  • Comparativamente con los gastos que normalmente hacemos en productos para la higiene durante el periodo menstrual, el costo del vaso de menstruación es muy económico. Se calcula que puedes recuperar tu inversión en unos cuatro a seis meses de uso.

Pros y contras

El uso de la copa para la regla o taza menstrual como también se le conoce, puede tener algunos aspectos favorables y desfavorables que bien vale la pena analizar.

Aunque son muchos los pros y muy pocos los contras sobre el uso de la copita, te recomiendo que te des el tiempo necesario para leer este artículo. Así podrás conocer un poco más acerca del colector menstrual, un invento que proviene del siglo XIX, pero que cada día sigue sumando defensoras y usuarias satisfechas.

A continuación enumeramos algunas ventajas y desventajas del vaso menstrual.

Ventajas

  • Entre las principales ventajas de la copa ginecológica, destacan que es económica, ecológica y previene tu salud.
  • Su vida útil entre 10 a 15 años, te permitirá ahorrar cantidades de dinero que actualmente gastas en tampones, compresas o toallas íntimas en cada periodo menstrual.
  • Su costo inicial es relativamente bajo, por lo que recuperas tu inversión en sólo 4 a 6 meses de uso.
  • La copita es ecológica, gracias a que ayuda a reducir los desechos de productos higiénicos, que están elaborados con materiales que no son biodegradables y que terminan afectando el entorno ambiental.
  • La copa femenina puede estar elaborada en silicona de grado médico, TPE o látex, cualquiera de estos materiales son hipoalergénicos, por lo que previenen reacciones alérgicas o irritaciones.
  • Además no son porosos ni reaccionan con tu piel, lo que te permite conservar la lubricación natural de tu vagina, evitando la resequedad que provoca irritaciones y escoriaciones comunes con el uso de tampones o compresas.
  • Al conservar el flujo natural de tu mucosa vaginal, estarás más protegida contra infecciones íntimas.
  • La taza de menstruación es muy práctica, cómoda y segura, lo que te permite disfrutar de cualquier actividad física, incluso de la piscina, mientras atraviesas tu periodo.
  • Es ideal para usar mientras viajas o necesitas estar lejos de tu hogar por tiempo prolongado, ya que puede retener tu flujo menstrual entre 8 a 12 horas continuas.
  • Si tienes un flujo abundante también puede evitar fugas o manchas, sobretodo en la noche mientras duermes.
  • Es muy fácil de limpiar antes de reutilizarla, puedes lavarla con agua y jabón o limpiarla cuidadosamente con toallas húmedas sin aditivos, para evitar dañar el material de la copa.
  • Puedes usarla mientras practicas cualquier deporte o natación y es compatible con dispositivos como el DIU, diafragmas o anillos anticonceptivos, pues no llega a la altura del cuello uterino por lo que no afecta su colocación ni su efectividad.

Opiniones negativas

Aunque anteriormente te expliqué que son más las ventajas que las desventajas de usar la copa para la regla, te recomiendo que leas con detenimiento algunos de los aspectos negativos expuestos por las expertas y las usuarias.

  • Una de las molestias más reiterada es manipular la sangre, sobre todo mientras te acostumbras a manejar la copa, es probable que te llenes los dedos y te salpiques un poco hasta que adquieras la pericia necesaria para retirar e insertar la taza.
  • Debes conocer muy bien tu cuerpo e introducir tus dedos en la vagina para colocar el vaso en su lugar, un error muy común está en su inserción porque debes hacerlo en sentido de tu cuello uterino y colocarla frente al cérvix.
  • También debes utilizar tus dedos para romper el vacío de la copa antes de retirarla, para evitar lesiones en las paredes, por la presión que puede generar si la halas directamente.
  • Elegir el tamaño adecuado para ti puede ser muy confuso, debido a que la relación de talla y peso que muestran los catálogos no es muy precisa, una aproximación la puedes tener con el tamaño de los tampones que usas habitualmente.
  • Recuerda que en el mercado hay muchos modelos de copas, con diferentes tamaños y texturas, trata de tocar y comprobar la flexibilidad de las diferentes marcas antes de adquirir la tuya.
  • Aunque la taza tiene una vida útil promedio de 10 a 15 años, es necesario seguir las instrucciones de lavado, esterilización y almacenamiento en su funda, para garantizar su integridad y máxima durabilidad.
  • Debes tener especial cuidado en el aseo personal y la limpieza de tu copa, para evitar contaminación y posibles infecciones, especialmente con el Síndrome de Shock Tóxico Menstrual, aunque es una posibilidad muy remota, la prevención será tu mejor aliada para conservar tu salud.
  • Algunos fabricantes recomiendan el uso del vaso para menstruación aún cuando no hayas tenido relaciones sexuales, sin embargo su colocación dentro de la vagina puede dañar el himen, esto es importante sobre todo para algunas culturas y personas con determinadas creencias religiosas.

Preguntas frecuentes sobre el uso de la copa menstrual

Si tienes dudas sobre el uso de la copa menstrual o vaso para menstruación, aquí te presentamos algunas de las preguntas más frecuentes de nuestras usuarias.

Sigue leyendo y seguramente encontrarás la respuesta que andas buscando.

Depende del fabricante, lo ideal es que leas detenidamente la información en el empaque.

La mayoría de los proveedores afirman que la copa higiénica tiene una vida útil de entre 8 a 15 años, sin embargo esto puede variar dependiendo de las condiciones de uso y resguardo que le des. Evita ponerla en envases herméticos y no la dejes expuesta a temperaturas extremas de frío o calor.

Recuerda que luego de finalizar el periodo de la regla, debes esterilizar tu copa y guardarla cuidadosamente dentro de su empaque hasta que la vuelvas a usar.

La silicona de grado médico y otros materiales con que se fabrica el colector menstrual es sensible al calor, por eso debes tener cuidado a la hora de esterilizar tu copa.

Lo ideal es que la sumerjas en un recipiente con agua hirviendo, pero no más de cinco minutos, el tiempo suficiente para que quede esterilizada sin dañarla. Puedes apoyarte en las instrucciones del fabricante, para información adicional.

Para lavar la copita mientras la usas puedes hacerlo con abundante agua y jabón neutro, evita utilizar detergentes y productos químicos que puedan dañar tu copa o dejar residuos que afecten tu salud. Algunas usuarias recomiendan sumergir la copa en vinagre por varios minutos, esto ayuda a eliminar cualquier amenaza de infección por hongos.

Para eliminar las manchas de sangre, también puedes colocarla en remojo con agua oxigenada por 12 horas, esto elimina cualquier rastro de manchas.

Otras opciones para esterilizar tu copa son:

El uso de pastillas esterilizadoras de biberones, puedes sumergir tu copa en un envase con agua, agregar una pastilla y dejarla actuar por cinco minutos.

Limpiar tu copa con alcohol directo (96%). Estos métodos son efectivos, sobre todo cuando estás viajando y no tienes acceso a una cocina para calentar el agua.

Si, para ello puedes utilizar una taza de té o café de material resistente al microondas.

Pon la copa dentro del recipiente con agua y programa el microondas para dos o tres minutos, eso será suficiente para esterilizar tu copa.

Algunos fabricantes venden envases especialmente diseñados para la esterilización en microondas, también puedes comprarlo para tener tu kit original.

Algunas tazas, sobre todo las más rígidas hacen un sonido (PLOP) cuando se despliegan dentro de la vagina, pero las copas más suaves generalmente no lo hacen y eso no significa que no estén abiertas.

La mejor forma de cerciorarte que tu copa esté abierta adecuadamente es pasando un dedo por todo el borde.

Si encuentras una sección que no esté desplegada, trata de girar la copita 180% (media vuelta) para descartar que se haya encajado en el hueso pélvico.

Si persiste el problema, retírala y verifica que no haya deformaciones para introducirla nuevamente.

Puedes probar otras formas de doblar tu copa para introducirla, recuerda que existe cerca de una docena de maneras y todas son efectivas.

Aquí puedes ver varias formas de doblar tu copa menstrual.

Recuerda que la copa debe quedar frente al cérvix, que es por donde fluye la regla.

Una de las maneras de comprobar si tu copa está en la posición correcta es tocando el borde con un dedo, debes sentir que está firme alrededor del cérvix.

Algunas mujeres tienen la vagina más larga y el cérvix está más retirado, eso no es problema.

En este caso el vaso menstrual debe quedar sujeto en las paredes vaginales, donde cumplirá su función de retener el fluido.

Igualmente puedes comprobar con el tacto que esté firme en las paredes y puedes probar halando suavemente, para sentir que hay una succión por el vacío que se forma.

En todo caso el conocimiento de tu cuerpo y la práctica te darán las herramientas necesarias para saber cuándo está en la posición correcta.

La mayoría de las tazas menstruales tienen un asa en forma de palito, bolita o aro, con el cual puedes sujetarla para retirarla.

Sin embargo es conveniente revisar que no haya presión por el vacío que se forma en las paredes vaginales.

En este caso es conveniente romper el vacío, presionando suavemente uno de los lados de la copa, hasta despegar el borde, así evitarás dolores y molestias al sacarla.

Te mencionamos antes que algunas mujeres tienen el canal vaginal más alargado y es probable que tu copa se mueva en dirección al cérvix mientras la llevas puesta.

Esto no es problema, si al intentar retirarla no puedes alcanzarla con facilidad, en este caso puedes agacharte en cuclillas y pujar un poco para que la copa baje hasta que puedas sujetarla con mayor firmeza.

Una vez hayas retirado la copa, puedes vaciar su contenido en el inodoro.

Recuerda que debes sujetarla por el asa que está ubicada en el extremo inferior para tener el menor contacto con el fluido menstrual.

Si, una de las ventajas del uso de la copa es que viene en diversos tamaños y capacidades.

Si tienes flujo abundante te recomiendo usar una talla grande con mayor capacidad para evitar tener que vaciarla recuentemente.

Cada fabricante ofrece un catálogo con las medidas disponibles, te aconsejo que evalúes bien cuál es la que mejor te conviene, antes de comprarla.

Si, puedes usar la copa higiénica incluso desde la primera menstruación.

Es importante aclarar que al introducir la copita se puede dañar y hasta romper el himen, aunque éste tiene una pequeña abertura para dejar pasar los fluidos, es muy frágil y sensible.

Para algunas culturas y creencias religiosas la presencia del himen es muy importante, por lo que debes tenerlo en cuanta.

En todo caso, debes tratar de conocer tu anatomía y relacionarte muy bien con tus partes íntimas.

Te aconsejo que practiques cómo colocar y retirar tu copa antes del periodo menstrual, para que puedas dominar la técnica sin tener que lidiar con los fluidos de la regla.

Esto es relativo, puedes tener encuentros íntimos y hasta hacerlo en forma oral con la copa puesta, una de las ventajas de este sistema es que no permite la salida de residuos ni olores en la vulva.

Sin embargo si va a haber penetración, es mejor retirar el colector menstrual para evitar daños tanto al interior de tu vagina como al miembro de tu pareja.

Sencillamente como siempre lo has hecho.

Si observas la anatomía de la vulva verás que la abertura de la uretra está fuera de tu vagina, por lo que el vaso de menstruación no interfiere para nada que puedas orinar con toda normalidad.

Sí, una de las principales ventajas que mencionan las usuarias de la copa es que al usarla durante la noche eliminan las molestas manchas que van a parar a su lencería.

La campana tiene la particularidad de retener el fluido menstrual hasta por doce horas, lo que la hace ideal para usarla mientras duermes.

cómo usar la copa menstrual

¿Cómo elegir la talla de mi copa menstrual?

La copa de menstruación o copa femenina como también se le llama se presenta en variedad de materiales, modelos y colores. Desde copas de silicona de grado médico hasta las elaboradas en TPE (elastómero termoplástico), ofrecen además variedad de texturas y tamaños.

La forma de copa o embudo es una constante del colector menstrual, sin embargo cada fabricante presenta variantes en cuanto a la capacidad del vaso, que puede ir desde 15 ml, hasta 42 ml.

Este dato es muy importante porque dependiendo de la cantidad de tu flujo menstrual, tendrás que vaciar el contenido, asearte y volver a insertar la copa higiénica, generalmente dos o tres veces al día.

La mayoría de proveedores ofrecen cuatro tamaños que van desde la talla S, hasta la XL, además encontrarás diferentes texturas desde la muy suave, hasta la más rígida.

El grado de suavidad o rigidez de tu colector, dependerá de que tan desarrollada esté tu pelvis.

Una textura más suave está dirigida a mujeres con pelvis sensible e irritable, mientras que las más rígidas son ideales para una piel pélvica firme y entrenada.

Dependiendo del fabricante de tu vaso menstrual, encontrarás tablas relacionadas a tu talla y peso, si has tenido parto vaginal y el número de ellos, las cuales te ayudarán a determinar las dimensiones de ancho y largo que necesitas.

En general el ancho de la taza puede variar desde 3,8 cm hasta 4,7 cm, mientras que el largo se encuentra en el rango desde 3,5 cm hasta 5,6 cm.

Otro elemento a considerar es la forma y tamaño del aza, puedes encontrar cortas y discretas o más alargadas para facilitar su manipulación y extracción. Además algunas copas de luna tienen azas en forma de palito, de bola o de anillo. Sin embargo todas estas referencias no significarán mucho para ti, hasta que pruebes el dispositivo y lo introduzcas en tu vagina.

Conozco mujeres que han tenido dos partos pero realizan ejercicios kegel, esto fortalece las paredes vaginales y pueden usar una copa más angosta, mientras que otras presentan derrames utilizando la misma medida.

En todo caso, mi recomendación para ti, es que busques la mayor información posible y si está a tu alcance pruebes con varias tallas, para que encuentres la que mejor se adapte a tu cuerpo y estilo de vida.

Debes analizar muy bien con cuál de ellas te sientes más identificada y cómoda para elegir la que más se adapte a tu gusto personal.

Recuerda que una vez que elijas tu copa higiénica te acompañará en cada periodo, al menos por los siguientes 10 años.

Hongos infecciones y el uso de la copa menstrual

La micosis vaginal o vulvovaginitis es una infección producida por hongos que afecta a cerca de la mitad de las mujeres a lo largo de su vida.

Las infecciones por hongos son muy comunes y fáciles de tratar, sin embargo su incidencia está más asociada al uso de tampones y compresas que a la utilización de la campana menstrual o copa para la regla.

El uso de la copa menstrual está reconocido como uno de los medios de higiene intima más favorable para tu salud porque no altera el PH ni la flora bacteriana vaginal, además no desprende restos, ni produce resequedad.

Estos resultados obtenidos por Residentes de la Unidad Docente de Matronas de la Comunidad de Madrid en España, se ven reforzados por la escasa cantidad de casos de infecciones reportados por las usuarias, quienes destacan la comodidad y confiabilidad como principales atributos de la copa, con respecto a otros productos de higiene menstrual.

Las infecciones vulvovaginales son producidas por una alteración de la flora vaginal, en su mayoría ocasionada por el uso de pantalones o ropa interior muy ajustados, tratamientos con antibióticos o el uso de tampones absorbentes.

Aunque la micosis vaginal puede curarse con un tratamiento médico, sus síntomas pueden ser muy molestos y afectar negativamente a las pacientes.

Entre las molestias ocasionadas por las infecciones destacan la picazón e irritación de las paredes vaginales,  inflamación de la vulva y dolor durante la penetración en el acto íntimo.

En todo caso si padeces una infección vaginal, no es recomendable que uses tu copita hasta que la hayas tratado adecuadamente, de esta manera evitarás agravar los síntomas y retrasar tu curación.

Si los síntomas persisten o no sientes mejoría con tu tratamiento, es preferible que realices un cultivo microbiano para determinar el tipo de agente que está causando tu problema y atacarlo en forma más específica.

Asegúrate de que tu pareja también reciba tratamiento, en todo caso tu médico tratante podrá explicarte más detalladamente los pasos a seguir y las alternativas con que cuentas.

Lo más resaltante es que aunque no existen estudios que relacionen el uso de la copa ginecológica con las infecciones por hongos, un hecho significativo es que las usuarias de éste dispositivo son las que menos reportan dolencias o casos de este tipo.

¿Qué opinan los ginecólogos sobre el uso de la copa menstrual?

Como es común no hay una opinión uniforme entre los ginecólogos acerca del uso de la copa menstrual.

Aunque los especialistas mantienen sus criterios personales, parece haber consenso entre ellos acerca de la practicidad, economía y compatibilidad con diversos métodos anticonceptivos.

Tal como lo destaca la Obstetra y Ginecóloga Montserrat Alcalde quien enfatiza que “el uso de la taza no debe preocupar a las mujeres que utilizan dispositivos intrauterinos como el DIU”, ya que el embudo menstrual va colocado en la vagina y no interfiere con éste.

Por su parte Daniel Rúffolo médico ginecólogo, enfatiza el uso creciente del vaso menstrual y considera que su principal virtud es la comodidad.

“son las mujeres entre 25 y 35 años las que más están probando este sistema que les permite realizar diversas actividades como salidas, deportes y especialmente ir a la piscina o pileta”.

“Esta tendencia es más visible entre aquellas mujeres con ciclos menstruales largos entre 7 y 8 días, que necesitan atenuar su incomodidad para continuar con sus actividades cotidianas”.

Opiniones y experiencias

El uso de la copa menstrual arroja muchas dudas, pero la más aludida se refiere al vaciado de la copa, una vez que esté llena.

A muchas les inquieta que la taza menstrual se llene muy rápido y no puedan tener un espacio íntimo donde asearse o que requieran limpiarla con mucha frecuencia.

La Dra. Montserrat Alcalde, explica que “esto no es motivo de preocupación, pues hay mujeres que sólo la vacían dos veces al día, por lo que seguramente encontrarás el momento oportuno para hacerlo, incluso si estás fuera de tu hogar”.

Destaca la especialista, “en el mercado hay copas de diferentes tamaños para facilitarte la escogencia de la que mejor se adapte a tu flujo menstrual”.

beneficios de la copa menstrual

La revista especializada en temas de fertilidad y reproducción “Fertility and Sterility” publicó en 1.997 un informe que destaca el uso de muestras de flujo vaginal tomadas directamente del embudo hasta cinco días después de su uso, las cuales estaban totalmente viables para el estudio del tejido endometrial.

Otro de los aspectos señalados por las usuarias está relacionado con la cultura y el tabú acerca de la regla y el papel de las mujeres en algunas sociedades.

Un estudio realizado Instituto de Investigación Social y Ambiental de Nepal  entre 2.006 y 2.008 donde participaron 198 adolescentes y sus madres, demostró que a pesar del estigmatismo cultural, la mayoría de las jovencitas (60%) adoptó el uso de la copa y sus madres también comenzaron a usarla.

Entre los resultados encontrados por los investigadores destaca el hecho de que las participantes comenzaron a dedicar menos tiempo diariamente (20 minutos) a lavar su ropa durante el periodo menstrual, gracias al uso de la copita.

Aunque el porcentaje de asistencia al colegio se incrementó en 2,6%, fue mucho menor al resultado esperado quizás porque el vaso de la regla no ofrece ningún aliciente para el malestar y el dolor que se produce durante el periodo.

Sin embargo el estudio permitió demostrar que a pesar de las creencias culturales, la copa puede ser una opción viable en cualquier país, cultura y sociedad.


¿Copa menstrual o tampones?

La copa menstrual es poco conocida entre las mujeres a pesar de que fue desarrollada en el siglo XIX,  una de las principales razones es porque los fabricantes de toallas sanitarias y tampones invierten millonarias sumas de dinero en publicidad para sus productos.

Sin embargo existen trabajos médicos como el publicado en la revista Obstetrics & Gynecology en 1962, donde ya exploraban las ventas del vaso menstrual como alternativa para evitar las infecciones vaginales causadas por los tampones.

“Uno de los factores diferenciales entre ambos sistemas es que mientras el tampón y la toalla absorben el flujo menstrual, la copita lo retiene sin interactuar directamente con él”

Dra. Montserrat.

Para cumplir su función las compresas y tampones están elaboradas con fibras que pueden desprender restos e irritar las paredes vaginales, además de contener blanqueadores, desodorantes y preservantes que pueden causar alergias y otras molestias.

Uno de los factores negativos de la campana menstrual es que requiere de un aprendizaje para acostumbrarse a su uso, esto pasa por tocar el interior de la vagina y manipular tu propia sangre, sobre todo los primeros días.

A juicio de la doctora Gema García Gálvez, coordinadora de la Unidad de Suelo Pélvico del Hospital Universitario Quirónsalud  de Madrid, “pese al uso popular de compresas y tampones, no hay lugar a dudas de que la copa menstrual es la opción más saludable, ecológica y económica como producto de higiene íntima”.

Sin embargo es muy importante guardar medidas higiénicas durante el uso y manipulación de la copa.

No es aconsejable lavar la copa con jabón, porque éste puede dañar el material y dejar residuos que pueden afectarte posteriormente.

La Agrupación Ginecológica Española recomienda lavar la copa ginecológica con agua tibia después de vaciar el flujo y antes de volver a introducirla y además esterilizarla antes de usarla por primera vez y entre cada periodo menstrual.

Del 1 al 5: ¿Qué te ha parecido el artículo?

4.7 / 5. 87

Escribe un comentario