Ojos

Sombra de ojos para principiantes: La guía definitiva paso a paso

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr

Dominar las sombras de ojos puede ser difícil, cómo aplicarlas, mezclarlas, difuminarlas y  ni hablar de la cantidad de pinceles que existen, sin embargo hemos encontrado la forma para que puedas asegurarte de que lo estás haciendo bien. 

Aunque la sombra de ojos puede parecer intimidante al principio, en realidad no es tan complicada de usar como parece. El primer paso es encontrar qué productos te gustan y con cuál de todos te desenvuelves mejor.

Así que, vamos a analizar las diferentes presentaciones de sombras más comunes que existen para que identifiques con qué estás trabajando y si la estás usando de forma correcta.

Sombra de ojos en crema

Es uno de los productos más fáciles de usar, ya que se puede aplicar con los dedos, sin necesidad de grandes herramientas. Su textura es más suave y tiende a mezclarse mejor cuando se calienta, lo que hace que sea fácil ponerlas en el párpado con el dedo y se mantiene intacta el resto del día.

Sombra de ojos en crema

Algunas sombras en crema vienen en mate, otras con el tradicional brillo, y se pueden usar solas o debajo de otra sombra en polvo como base o para potenciar el color. 

Sombra de ojos en polvo

Es el tipo más común de sombra, su presentación suele ser casi siempre en una paleta con dos o más colores para elegir, pueden ser más útiles y divertidas, ya que te permiten experimentar con diferentes colores. Sin embargo, si prefieres también existen por unidad, menos convencionales pero igual de accesibles para quienes desean comprar los colores por separado. Las sombras en polvo vienen en acabados mate y brillantes.

Sombra de ojos en polvo

Sombra de ojos líquida

Con una textura cremosa y líquida es de las favoritas de muchas makeup lovers porque se seca hasta llegar a un acabado pulverulento, obteniendo así lo mejor de ambos mundos. Normalmente vienen con un aplicador, lo que hace que la aplicación sea súper fácil y precisa, todo en uno. 

Sombra de ojos líquida

Ahora que ya conoces las texturas y presentaciones disponibles en las que vienen las sombras de ojos, te mostramos algunos estilos que puedes probar.

Cut Crease 

Es un look muy popular porque aplica para cualquier forma de ojo haciéndolo ver más ancho, destacando así la mirada de forma intensa y poderosa. Es muy fácil de hacer sólo necesitas dos colores y si quieres un delineador para el toque final.

Empieza por definir el pliegue superior del ojo a partir de la cuenca usando una sombra más oscura, mientras que en la parte inferior una totalmente opuesta, evitando mezclar los colores para mantener un contraste entre el pliegue y el párpado.

Smokey Eye

Se cree que para lograr la técnica del ojo ahumado se necesitan horas de dedicación, pero no es así, te mostramos cómo puedes hacerla en menos de un minuto.

maquillaje ojo ahumado

Toma un delineador de ojos en gel o cremoso, si es a prueba de agua mucho mejor, y rellena la parte superior e inferior del ojo. Con la ayuda de una brocha o con tu dedo ve difuminando mientras avanzas, esto instantáneamente le da el efecto ahumado.

Para completar el look recomendamos aplicar una sombra en polvo o en crema más oscura sobre el delineador, y  terminar con dos capas de rímel, logrando así ese efecto dramático que lo caracteriza.

El smokey eyes puede ser del color que desees, es muy común en negro y en marrón, pero imagínalo en azul o en violeta, quería igual de sorprendente. 

Monochromatic Eye

Es la mejor técnica de maquillaje para empezar a disfrutar del mundo de las sombras, literalmente puedes realizar un look romántico o divertido en dos segundos.

Lo más importante es elegir el color con el que deseas trabajar, puedes optar por un azul intenso o un tono vibrante, inclusive si prefieres uno más suave y neutro como un rosa o un nude.

Después de decidir el color viene lo más fácil, aplica sobre el párpado la sombra de ojos escogida bien sea líquida, en polvo o en crema, y difumina hacia afuera extendiendo el color ligeramente para crear un efecto de gradiente.

Puedes jugar con dos tonos de la misma gama, ejemplo azul y celeste, o añadirle brillitos por encima al look final, para crear darle un toque más de fiesta y llevarlo por la noche.

  • ¿Quieres obtener más consejos prácticos gratuitos?

  • Escribe un comentario

    13 − cinco =